Text Size

Buscador

cuba

Querían salir en la foto, o sobra gente aquí

Miguel Febles Hernández

Como diría el célebre Sherlock Holmes: ¡Elemental, amigo Watson! Ningún negocio, establecimiento, entidad o timbiriche se crea para generar pérdidas. De ser así, su dueño no dudaría un segundo en cerrarlo o en transformar el perfil productivo o comercial para buscar la imprescindible solvencia económica.

A pesar de constituir tal aseveración una verdad irrebatible, clara y evidente, ha costado mucho trabajo hacerla parte consustancial de la gestión empresarial, enmarañada en viejas prácticas con resultados casi siempre cuestionables en materia de eficiencia y rentabilidad.

El primer golpe de aldaba para acabar de una vez por todas con el flagelo de las pérdidas económicas en las empresas estatales cubanas se dejó escuchar en el VI Congreso del Partido, al quedar refrendada tal decisión en los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución.

Plantea el documento que "las empresas estatales o cooperativas que muestren sostenidamente en sus balances financieros pérdidas, capital de trabajo insuficiente, que no puedan honrar con sus activos las obligaciones contraídas o que obtengan resultados negativos en auditorías financieras, serán sometidas a un proceso de liquidación o se podrán transformar en otras formas de gestión no estatal".

Leer más...  

Guillermo Fariñas con el terroristas Posada Carriles - See more at: http://islamiacu.blogspot.com/2014/01/confirma-farinas-operacion-de-la.html#sthash.U4wEtglT.dpuf
Guillermo Fariñas con el terroristas Posada Carriles - See more at: http://islamiacu.blogspot.com/2014/01/confirma-farinas-operacion-de-la.html#sthash.U4wEtglT.dpuf

Norelys Morales Aguilera.- Los terroristas que simulan ser pacifistas son los peores. A ellos pertenece la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), una organización paramilitar terrorista bajo el paraguas de la Agencia Central de Inteligencia y el Pentágono, que ha pretendido cambiar su imagen hacia un ente conciliador y humanista, siguiendo las “buenas prácticas” de la doctrina Obama, a quien le entrega fondos, también de los mismos que el gobierno asigna para la subversión en Cuba.

Corruptela aparte, la mano peluda del terrorismo, de la FNCA, también levantada por sus
asalariados en la Isla, ha emprendido una serie de acciones intentando cambiar las bombas por campañas mediáticas y acciones de variado matiz.

La más reciente es una engañifa con el supuesto desinteresado objetivo de ofrecer juguetes para los niños en Cuba, pero la mismísima Berta Soler la jefa de las Damas que sirven a los designios de Estados Unidos se encargaba de explicarlo diciendo que iban a “hacer feliz a algún niño”, olvidando a los que han sido víctimas de bombas, voladura de un avión o sencillamente las privaciones que el bloqueo ocasiona en hospitales, escuelas y en toda la vida económica y social cubana.

No hay falacia mayor. Y, lo pensaron. Habían anunciado que ofrecerían regalos gratis a los niños el Día de los Reyes Magos, el 6 de enero, pero se dieron cuenta de que los infantes estarían en las aulas. Entonces trasladaron en show para el 4, sin recato o moderación.

Se trataba de distribuir propagandísticamente ¡700 juguetes! en toda la Isla, según dijo una contrarrevolucionaria a El Nuevo Herald. La entrega de la ridícula cifra es manipuladora en manos terroristas, si solo tomamos en cuenta que la FNCA recibe este año a través de la USAID 3,4 millones de dólares, por no mencionar los pagos a mercenarios.

Pero el diario de la cloaca miamense informó: “Agentes cubanos confiscan juguetes que los opositores iban a distribuir” ¿Había que permitirles la “gracia”?

Y, ¿quienes justifican la desvergüenza de los terroristas? Pues obviamente sus mantenidos en Cuba. Una de ellas, Berta Soler, a quien la Fundación ha convertido “depositaria de su ideal renovador del terrorismo al pacifismo”, que trágicamente se considera “saqueada” y que alardeando dijo que continuaría con sus planes.

El otro de los mantenidos y aupados es Guillermo Fariñas, el amigo del connotado terrorista Luis Posada Carriles, que este fin de año se exhibía en un restaurante de Miami, sin el más mínimo arrepentimiento por sus cientos de víctimas, incluidos niños.

La argumentación de Fariñas al propio medio resulta repulsiva: “el dinero para comprar los juguetes en tiendas cubanas fue donado por empresarios cubanos en el sur de la Florida “personalmente de sus bolsillos” en un esfuerzo coordinado por la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA).“No es ninguna vergüenza decir que exiliados cubanos son capaces sin condiciones de enviar dinero para regalar juguetes a los niños”, dijo desde su casa en Santa Clara, en la zona central de Cuba.” (Sic)

¡El dinero de la Fundación ni es de sus bolsillos ni es sin condiciones! Él lo sabe bien.

Vayan y vengan de Miami. Muéstrense al mundo con su hipocresía y mercenarismo, pero no toquen a los niños, lo más preciado de la nación. No jueguen los jueguitos de terroristas, que disfrazados de pacifistas son los peores.

 

"Seguidamente abordaré una cuestión en la que resta un largo trecho por recorrer. Me refiero al reto que nos impone la permanente campaña de subversión político-ideológica concebida y dirigida desde los centros del poder global para recolonizar las mentes de los pueblos y anular sus aspiraciones de construir un mundo mejor.

En su brillante definición del concepto “Revolución” formulada el primero de mayo del año 2000, en la Plaza de la Revolución, en La Habana, Fidel enunció, entre otras ideas, las siguientes:

“Revolución es desafiar poderosas fuerzas dominantes dentro y fuera del ámbito social y nacional;”

“es defender valores en los que se cree al precio de cualquier sacrificio;”

“es convicción profunda de que no existe fuerza en el mundo capaz de aplastar la fuerza de la verdad y las ideas”.

En nuestro caso, como sucede en varias regiones del mundo, se perciben intentos de introducir sutilmente plataformas de pensamiento neoliberal y de restauración del capitalismo neocolonial, enfiladas contra las esencias mismas de la Revolución Socialista a partir de una manipulación premeditada de la historia y de la situación actual de crisis general del sistema capitalista, en menoscabo de los valores, la identidad y la cultura nacionales, favoreciendo el individualismo, el egoísmo y el interés mercantilista por encima de la moral.

En resumen, se afanan engañosamente en vender a los más jóvenes las supuestas ventajas de prescindir de ideologías y conciencia social, como si esos preceptos no representaran cabalmente los intereses de la clase dominante en el mundo capitalista. Con ello pretenden, además, inducir la ruptura entre la dirección histórica de la Revolución y las nuevas generaciones y promover incertidumbre y pesimismo de cara al futuro, todo ello con el marcado fin de desmantelar desde adentro el socialismo en Cuba.

En las presentes circunstancias, el desafío se hace mayor y estamos seguros de que con el concurso de las  fuerzas de que dispone la Revolución saldremos victoriosos en este decisivo campo de batalla, haciendo realidad los objetivos que en la esfera ideológica aprobó la Primera Conferencia Nacional del Partido hace dos años, dirección en la que no se ha avanzado lo necesario.

Queda muchísimo trabajo por hacer. Para ello contamos con la pujanza y compromiso patriótico de la gran masa de intelectuales, artistas, profesores y maestros revolucionarios, así como con la firmeza de nuestros centros de investigaciones sociales, universidades y de su estudiantado, aún sin utilizar plenamente sus potencialidades.

Los empeños de diseminar ideas que niegan la vitalidad de los conceptos marxistas, leninistas y martianos, deberán contrarrestarse, entre otros medios, con una creativa conceptualización teórica del socialismo posible en las condiciones de Cuba, como única alternativa de igualdad y justicia para todos.

Las nuevas generaciones de dirigentes, que paulatina y ordenadamente van asumiendo las principales responsabilidades en la dirección de la nación, nunca podrán olvidar que esta es la Revolución Socialista de los humildes, por los humildes y para los humildes (Aplausos y exclamaciones), premisa imprescindible y antídoto efectivo para no caer bajo el influjo de los cantos de sirena del enemigo, que no renunciará al objetivo de distanciarlas de nuestro pueblo, en el propósito de socavar su unidad con el Partido Comunista, único heredero legítimo del legado y la autoridad del Comandante en Jefe de la Revolución Cubana, el compañero Fidel Castro Ruz (Aplausos y exclamaciones de:  “¡Viva!”).

En este sentido, vale la pena recordar la relevancia que tiene continuar perfeccionando constantemente el principio de consultar de manera directa con la población las decisiones vitales para el desarrollo de la sociedad, como quedó demostrado durante el proceso previo a la aprobación del nuevo Código de Trabajo por nuestra Asamblea Nacional, al igual que en su momento se hizo con el proyecto de los Lineamientos de la Política Económica y Social, los que luego de su amplio y democrático examen popular fueron aprobados por el Sexto Congreso del Partido y refrendados posteriormente en nuestro Parlamento, ante el cual se rinde cuenta dos veces al año acerca de su implementación y de similar manera se procede en el seno del Gobierno y del Partido.

Con este método se podrá garantizar que el programa de la Revolución se actualice cada cinco años, para que siempre responda a los verdaderos intereses del pueblo en los asuntos fundamentales de la sociedad y corregir oportunamente cualquier error. Así se asegurará también el permanente perfeccionamiento y profundización de nuestra democracia socialista.

Estrechamente vinculada con estos conceptos de alcance estratégico, verdaderamente estratégico para el presente y el futuro de la Patria, está la frase pronunciada por Fidel aquí, casi a esta misma hora, desde ese balcón exactamente, hace hoy 55 años, con la que, por su eterna vigencia deseo concluir mis palabras, cito: “La Revolución llega al triunfo sin compromisos con nadie en absoluto, sino con el pueblo, que es al único que le debe sus victorias” (Aplausos).

Cincuenta y cinco años después, en el propio lugar, podemos repetir con orgullo: ¡La Revolución sigue igual, sin compromisos con nadie en absoluto, solo con el pueblo!"

Tomado del Discurso del General de Ejército Raúl Castro Ruz,  Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba y Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, en el acto de conmemoración del 55 Aniversario del triunfo de la Revolución, en el parque Carlos Manuel de Céspedes, Santiago de Cuba, el 1ro de enero de 2014, “Año 56 de la Revolución”.

 

Discurso del General de Ejército Raúl Castro Ruz en la clausura del Segundo Período Ordinario de Sesiones de la VIII Legislatura de la Asamblea Nacional del Poder Popular, en el Palacio de Convenciones, el 21 de diciembre de 2013, “Año del 55 de la Revolución”.

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

Compañeras y compañeros:

Intensas y extensas han sido las jornadas en los últimos días. El miércoles y jueves pasados, como fue informado, efectuamos la reunión ampliada del Consejo de Ministros en la que, entre otros asuntos, pasamos balance al estado de la implementación de los acuerdos del Sexto Congreso del Partido, los resultados de la economía en el año y el plan y la propuesta de Presupuesto para el 2014. Asistieron como invitados los integrantes del Buró Político y el Secretariado del Comité Central, del Consejo de Estado y los Presidentes de importantes organizaciones superiores de dirección empresarial (OSDE).

En el actual período de sesiones la Asamblea Nacional aprobó el Código de Trabajo que actualiza, en correspondencia con el modelo económico proyectado, las regulaciones para la protección de los derechos y el cumplimiento de los deberes laborales por parte de trabajadores y empleadores, tanto en el sector estatal como no estatal, propiciando la creación de un ambiente de mayor disciplina y de reafirmación de la autoridad y responsabilidad de la administración.

Leer más...  

Hoy al mediodía se montó un show en la populosa esquina habanera de L y 23. Es decir, según el procedimiento que establece el Manual para la subversión editado por la Fundación Nacional Cubano Americana, aparecieron en esa esquina, cada diez minutos, previo acuerdo con CNN, AP y otras agencias, dos personas vestidas de blanco que gritaban alguna consigna. Las cámaras de los periodistas extranjeros esperaban ansiosas. Cinco veces dos personas son apenas diez, pero es suficiente para establecer la apariencia de que son muchas y armar algún lío ante la irritación de los revolucionarios. Desde ayer se había anunciado, y había decenas de personas, mujeres y jóvenes, que portaban carteles de Fidel y Raúl, de los Cinco, y banderas cubanas. Los escuché cantar el Himno Nacional y la Marcha del 26 de julio, mientras se llevaban a las y a los provocadores, algunos de ellos custodiados por mujeres policías, como acto de protección. Conocedores de la violencia policiaca que impera en el mundo, incluso en la culta Europa –donde imágenes de rostros ensangrentados o de policías armados de bastones golpeando de forma indiscriminada, son comunes–, y de la ausencia de ella en Cuba, los corresponsales que reportaban para medios cuyo perfil editorial es la demonización de la Revolución cubana, se esforzaban por captar la imagen de algún revolucionario indignado o el instante en que los provocadores eran trasladados hasta el auto que los sacaría del lugar. Yo les ofrezco, simplemente las mías.



Tomado de
http://la-isla-desconocida.blogspot.com/2013/12/un-show-la-carta-para-cnn-las-damas-y.html
 
Powered by Tags for Joomla