Text Size

Buscador

El Blog de Yohandry

La Web Profunda

Internet genera constantemente su propio submundo. Por debajo de la superficie casi infinita que nos muestran buscadores como Google, existe otra realidad virtual, a la que suele llamarse Web Profunda, Invisible, Oscura, Deep Web, etc. Se trata de una Internet fuera del alcance de los motores de búsqueda y que es mucho mayor que la visible: la comparación típica es la de un iceberg del que solo vemos una pequeña parte (la
“googleable”) mientras que el resto, mucho mayor, se mantiene debajo de la superficie. En cualquier caso, que no esté “visible” no significa que no se pueda acceder a ella, sino que, de hecho, lo hacemos permanentemente cuando abrimos la parte privada de nuestra cuenta de Facebook, hacemos una búsqueda puntual en una base de datos o navegamos un sitio pago.

Entonces, ¿por qué se dice que es invisible? Es que los motores de búsqueda como Yahoo!, Google, Bing y demás, ante el pedido de un usuario, revisan sus archivos para ver qué sitios encajan con la búsqueda. Pero no “ven”
toda la información que existe en la web, que es mucha más que la que tienen indexada o registrada. Para que un sitio esté en ese listado tiene que cumplir ciertos requisitos, sobre todo que haya links al mismo que den un indicio de su relevancia: a mayor cantidad de links, mayor importancia, aunque no es el único parámetro.

 

The New York Times califica de ladrones y charlatanes a Yoani Sánchez y el Coco Fariñas

Charlatanes y ladrones, según el editorial del NYT

En Cuba, desventuras al intentar derrocar un régimen

Editorial The New York Times

En 1996, motivados por un apetito de venganza, legisladores estadounidenses aprobaron un proyecto de ley promulgando una estrategia para derrocar el Gobierno de La Habana y “asistir al pueblo cubano a recobrar su libertad”. La Ley Helms-Burton, aprobada por el Presidente Clinton, semanas después de que Cuba derribó dos avionetas civiles estadounidenses, ha servido como fundamento para que el Gobierno norteamericano gastara $264 millones de dólares, durante los últimos 18 años, en un intento por instigar reformas democráticas en la isla.

Lejos de haber logrado su objetivo, las iniciativas han resultado bastante contraproducentes. Los fondos han sido un imán para charlatanes, ladrones y buenas pero infructuosas intenciones. Los sigilosos programas han agravado la hostilidad entre las dos naciones, le han dado a Cuba una bonanza propagandística y han bloqueado oportunidades de cooperar en áreas de interés mutuo.

 

Cuba, Internet y los desafíos de la nueva época

El periódico Granma, en su edición de este sábado 21, publicó en sus páginas interiores dos hechos cuya trascendencia merece la pena subrayar: por un lado, el discurso íntegro del Primer Vicepresidente cubano Miguel Díaz-Canel en la clausura del Taller sobre Informatización y Ciberseguridad, que tuvo lugar en los últimos días en la capital cubana.

Por otro, la información de que la empresa de telecomunicaciones ETECSA recién han concluido conversaciones con la compañía norteamericana IDT Domestic Telecom para avanzar en la interconexión directa entre nuestro país y los Estados Unidos.

Según palabras del Presidente Barack Obama, la inversión en telecomunicaciones es una de las prioridades de su gobierno respecto a Cuba tras los anuncios del 17-D. Ya ha sido adelantada la posibilidad de vendernos hardware, software, aplicaciones asociadas y dispositivos que faciliten la comunicación por Internet.

   

Red Cuba para todos

alt

Cuando Google aterrizó en Cuba -que fue hace más de 15 años y no ahora con Kcho, como algunos creen- se interesó por los contenidos de su red.

En carta a los directivos cubanos expresaba entonces que era una red libre de pornografía, con materiales de muy alta calidad, contenido propio y exclusivo, que llegaría a millones de usuarios si este buscador los “tomaba” y los mostraba al mundo.

Claro, lo que no dijo es que si no estás en Google, no existes, así de sencillo.

Ante la necesidad de mostrar una Cuba diferente a la reflejada por los medios de comunicación de la derecha, principalmente de Estados Unidos y España, no hubo reparos en la propuesta de Google.

Solo días fueron suficientes para que millones de investigaciones del patio sobre salud, educación, deporte, comunicaciones, agricultura y materiales de muy diverso orden estuvieran al alcance de los cibernautas.

Recuerdo que los medios de comunicación tuvieron que entrenarse en emplear los llamados metadatos para que Google y sus herramientas pudieran hacer su trabajo.

Decenas de periodistas aprendieron por aquellos años a trabajar el HTML para ordenar todo aquello en lo que llamaban “sitios de palo”, por sus escasas posibilidades y lo dificultoso de encaramar en la red de redes cualquier cosa.

Google puso su buscador, Cuba su contenido, exclusivo y de alta calidad. Desde los medios hasta los centros científicos se vieron de la noche a la mañana reflejados en las búsquedas del mundo entero. Desde tailandeses hasta caboverdianos pudieron conocer de primera mano sobre la realidad de esta Isla.

Revisando ahora mismo la Red Cuba uno se percata de la excelencia de contenido de alto valor que atesora y lo poco consultada que resulta por los internautas nacionales.

Es una contradicción muy significativa teniendo en cuenta los más de 3 ó 4 millones de teléfonos móviles y las tantas computadoras personales e institucionales instaladas a lo largo y ancho del país.

Si Cuba tomara la decisión de que todos estos equipos se conectaran gratuitamente a su Red, millones de coterráneos estarían consumiendo contenido “made in” Cuba.

Estudiantes, profesionales y la población en general, que es siempre la más importante por aquello de “con todos y para el bien de todos”, tendrían a la mano el conocimiento, el análisis y la información que nuestro presente complicado nos está exigiendo.

Si bien algunos están dispuestos y pueden pagar para navegar por la red cubana; otros, simplemente se suscriben a boletines y titulares de noticias. ¿Pero qué pasaría si de la noche a la mañana los cubanos pudieran dar un clic en los titulares y consumir un producto comunicativo completo?

Tenemos a Infomed, una de las mejores redes de salud del mundo y así lo avalan sus numerosos premios. Pero es poco consultada por los nacionales. Son cientos los medios de comunicación cubanos en la red, pero solo pocos dentro de Cuba pueden informarse por ellos.

En Estados Unidos, España, Inglaterra, Francia, y en buena parte del planeta, existe hoy una crisis de medios analógicos. Lo impreso da paso a lo digital. En Cuba, la película está al revés. Seguimos invirtiendo, machacando sobre el papel, cuando ante nuestros ojos tenemos un océano de información, contenido de alto valor, producido por Cuba, sin apenas ser consumido.

La Internet no es solo IMO. Constituye una herramienta que en el mundo se hace imprescindible para la contemporaneidad: su utilización va desde la producción de alimentos, fármacos, etc., hasta para comprar y vender, para informarse de forma rápida, y para un mejor y transparente ejercicio democrático, porque no solo da oídos sino también voz al ciudadano. Información es poder.

En el siglo pasado hubiera funcionado, hoy significa solo un gasto injustificado proponerse imprimir a todo color Bohemia, Granma, Juventud Rebelde... para seducir lectores. Solo hacen falta millones de clic. Es la hora de regalar la navegación de los cubanos por su red.

La tecnología se impone, obviarlo es un suicidio.

Yohandry Fontana

La Habana

 

Fidel Castro y la represión contra los intelectuales

La muerte de Fidel Castro ha dado lugar -en algunos grandes medios- a la difusión de cantidad de infamias contra el Comandante cubano. Eso me ha dolido. Sabido es que lo conocí bien. Y he decidido por tanto aportar mi testimonio personal. Un intelectual coherente debe denunciar las injusticias. Empezando por las de su propio país.Cuando la uniformidad mediática aplasta toda diversidad, censura cualquier expresión divergente y sanciona a los autores disidentes es natural, efectivamente, que hablemos de ‘’represión’. ¿Cómo calificar de otro modo un sistema que amordaza la libertad de expresión y reprime las voces diferentes ? Un sistema que no acepta la contradicción por muy argumentada que sea. Un sistema que establece una ’verdad oficial’ y no tolera la transgresión. Semejante sistema tiene un nombre, se llama : ‘tiranía’ o ‘dictadura’. No hay discusión.

   

Pág. 8 de 631